La mente y la meditación

Debes de desarrollar la mente a través de la meditación, para que te dé lo positivo de lo negativo, y lo negativo de lo positivo, para que con tu propia gracia y conciencia puedas encontrar lo neutral.           

Yogi Bhajan

La mente es una de las facetas de la vida humana, nos da perspectiva, es una de nuestras grandes herramientas, por eso es buena idea empezar a conocerla. Desde el punto de vista yóguico tenemos tres mentes funcionales: la mente positiva (o expansiva), la mente negativa (o protectora) y la mente neutral (o meditativa). La mente positiva es constructiva, arriesgada, creativa, es capaz de ver las posibilidades y busca realización. La mente negativa es reactiva y protectora. Y la mente neutral es la evaluadora, refleja la intención de tu espíritu.

Estas tres mentes son eficaces cuando interactúan entre sí y no cuando sólo una domina. El circuito de la mente debería entonces recorrer la mente positiva para crear o “ver” la oportunidad, luego la mente negativa para contemplar los riesgos, y finalmente la mente neutral como el punto de encuentro de las dos anteriores para expresar tu ser auténtico. La mente neutral es ese espacio donde participas sin dejarte seducir por la tentación de manipular la experiencia.

Cuando la mente sirve a nuestro propósito (alma, espíritu), alcanzamos la felicidad, el éxito y la prosperidad. Si somos capaces de reconocer y usar conscientemente estas tres mentes, funcionamos… y la vida se vuelve mucho más sencilla incluso en tiempos de dificultad.

La meditación es el proceso de controlar y trascender las ondas de la mente, y así permitir el flujo de radiancia desde el alma. La meditación utiliza el sistema autosensorial inherente, la mente y el cuerpo. A través del uso de patrones refinados, la meditación crea una comunicación entre tú y tu mente, y entre tu mente y tu cuerpo.

d4fd9f6982d23a2f690840f25fc05790

La meditación es un proceso. En cualquier momento pacifico,  te sorprenderás al ver que en unos minutos, un montón de pensamientos empezarán a ir hacia ti – aquellos pensamientos que no quieres tocar, los pensamientos feos. Si los dejas pasar, eso es meditación. Todos esos pensamientos que pueden pasar en ese momento de tu vida jamás podrán entrar a tu subconsciente, y no te molestarán de nuevo. Este procedimiento de purificar la mente, de no descargar demasiados pensamientos a tu mente subconsciente, se llama meditación.

Toma cerca de 3 minutos de meditación para recibir ese tipo de pensamientos. Pero si no te mueves físicamente, la mente se aquieta. Esa es la base de la mente meditativa. Es un ejercicio puramente físico. No necesita ningún mantra o alguna técnica o algún maestro, excepto que el lugar en el que te sientes sea un lugar cómodo y acogedor, tu estructura corporal debe estar recta. Una vez que tu mente se aquieta, te sentirás acogido y ese sentimiento lo vas a querer hacer una y otra vez. Pero al principio no lo podrás hacer por mucho tiempo. Gradualmente mientras desarrollas ese acogimiento, este proceso golpeador de pensamientos se volverá más y más corto.

Tienes que concentrarte. Es la mente la que se concentra por ti. La mente se te dio como una herramienta. Se te dio para servirte. Desarrollamos todas las facilidades tecnológicas del mundo, pero la computadora más grande que tienes es tu mente.

Hoy en día todos buscan aprender meditación, pero el problema es que hay muchos grupos y mucha tecnología y todo está ya muy bien marcado. “Esta es mi técnica, esta es tu técnica”. Pero hablemos acerca de la ciencia del yoga. La ciencia dice que cuando una mente puede estar bajo control, cuando no tengas pensamientos entrantes, en ese momento la mente está contigo. No crees un pensamiento. Disfrútalo. Primer paso del nivel intuitivo. Primero la mente debe estar vacía, y lo debes disfrutar. Puedes mantenerte ahí en esa mente acogedora, pero no estarás en una posición para mantenerte ahí por un largo tiempo. Eso se desarrolla. Cuando puedes mantenerte con tu mente quieta por 5 minutos, has establecido que tu mente compute por ti. Es el inicio. Si puedes continuar por 11 minutos, entonces puedes usar tu mente para computar órdenes. Si puedes tener tu mente contigo por 15 minutos podrás computar cada consecuencia de tu vida a través de cualquier secuencia con tu mente.

Esta mente humana está más allá del tiempo y del espacio. Es parte de la mente universal. ¿Qué fue lo que pasó? Se volvió tu maestro, tú te volviste su sirviente. La mente se vuelve un monstruo cuando se vuelve tu maestro. La mente es un ángel cuando se vuelve tu sirviente.

La meditación no es poner la mente en blanco. La meditación es observar e ir desechando y vaciando con amor todo aquello que se va presentando ante ti. Llamando tu atención. Tu mente debe entender que meditar es tu Instante Sagrado y a partir de ahora tú vas a decidir qué quieres que esté presente. Por lo tanto, pensamiento que entre, pensamiento que apartas conscientemente. 

STY029.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s