Los 10 Cuerpos

La mayor parte de los seres humanos se identifican con su cuerpo físico y piensan acerca de ellos mismos en términos físicos – o, posiblemente, en el mejor de los casos, como un cuerpo físico y una mente. La verdad es que el ser humano está hecho de diez cuerpos: el cuerpo físico, tres cuerpos mentales y seis cuerpos energéticos.

Cada cuerpo tiene talentos específicos que se manifiestan cuando están fuertes, y ciertas tendencias deficientes que sobresalen cuando estos cuerpos están débiles. La raíz de toda enfermedad existe primero en uno de estos cuerpos energéticos antes de que se manifieste físicamente. Por eso, al fortalecer y equilibrar tus diez cuerpos, podemos volvernos más saludables.

La tecnología que es Kundalini Yoga junto con la terapia de sonido de Gong, con sus ejercicios sistematizados, trabaja para equilibrar y activar los 10 cuerpos. Una práctica regular de yoga es una manera comprensiva para trabajar en todos los diez cuerpos a la vez.

49948305_10161391413070523_630949344530399232_n

Primer Cuerpo – Alma

“El corazón por encima de la cabeza”

El primer cuerpo es tu alma. Te conecta con tu infinidad interna. Tu alma es la experiencia del flujo del espíritu dentro de ti. Cuando tu alma es fuerte, tú vives a través del corazón en lugar de tu cabeza. Tu creatividad fluye de una manera simple y pura. Cuando dominas tu alma, vienes desde un lugar de humildad y creatividad. Estás tan conectado con ese flujo que te puedes relajar en esa energía de Dios y usarla para crear belleza en tu vida. Tu alma es la expresión individual del espíritu, contiene la energía nuclear básica, tu ser fundamental.

Si tu primer cuerpo está débil, quizás vengas de tu cabeza en vez de tu corazón. Puede que te sientas atorado, incapaz de acceder a tu propósito y flujo creativo de vida.

-Clave para equilibrar: Eleva la kundalini. Abre el corazón.

Segundo Cuerpo – Mente Negativa

“Anhelo por pertenecer”

¿Puedo determinar si hay peligro en una situación? La mente negativa te ayuda a darle forma a la creatividad de tu alma con los dones de contención, forma y discernimiento. Te infunde un anhelo por pertenecer, el cual en su expresión más alta, te conduce a conectarte de manera muy profunda con tu propio ser. Te da la paciencia para ser obediente con tu guía interior.

Si tu mente negativa no está desarrollada, tu anhelo por pertenecer puede causar que entres en relaciones inapropiadas y autodestructivas, pues te dejas influenciar por otros; no estás lo suficientemente contenido en tu propio centro.

-Clave para equilibrar: Valora tu disciplina. Desarrolla relaciones conscientes.

Tercer Cuerpo – Mente Positiva

“Demoníaco o Divino”

¿Estoy abierto a todas las posibilidades que la vida tiene por ofrecer? La mente positiva ve la esencia de todas las situaciones y seres. Es expansiva y permite que entren recursos. Te da una fuerte voluntad y te permite utilizar tu poder fácil y humildemente. Te hace optimista y juguetón de manera natural. Hace a tu comunicación fuerte y directa.

Si la mente positiva está débil, es como si le inyectaras veneno diariamente. Te puedes abrumar por la entrada de pensamientos de la mente negativa, la cual puede ser deprimente y paralizante. Puede que estés enojado e intolerante, o dudoso de utilizar tu propio poder, tu propio calor, porque tienes miedo de la responsabilidad que conlleva o temeroso de que puedas abusar de él.

-Clave para equilibrar: Fortalece el punto del ombligo. Incrementa tu autoestima. Utiliza afirmaciones positivas.

Cuarto Cuerpo – Mente Neutral

“Servicio, compasión, integración”

La mente neutral o meditativa es la mentalidad “ganar-ganar” perfecta. Desde aquí observamos todo el juego de la vida con compasión. La mente neutral evalúa las entradas de información de tus mentes negativa y positiva (así como del resto de tus cuerpos), y te da una guía dentro de nueve segundos. Es un punto de ventaja muy intuitivo y te permite acceder a tu alma.

Si la mente neutral está débil, puede que se te dificulte tomar decisiones. Tendrás el hábito de sentirte victimizado por la vida porque no sabes cómo integrar tus experiencias y encontrarles un significado. Te costará trabajo ver más allá de las polaridades de la vida en la Tierra y sintonizarte al gran esquema cósmico de las cosas.

-Clave para equilibrar: Medita.

Quinto Cuerpo – Cuerpo Físico

“Maestro / Equilibrio”

El cuerpo físico es el templo donde los otro 9 cuerpos desempeñan sus roles. Te da la capacidad para sacrificar: hacer sagrado algo. Te da la capacidad para equilibrar todos los aspectos de tu vida. Si está fuerte, representa al maestro, quien es capaz de tomar abstracciones y explicarlas a cualquiera, de cualquier edad, de cualquier inteligencia y de cualquier camino de la vida, y es capaz de traer la información a una manera terrenal y concreta.

Con el quinto cuerpo, uno puede elegir el dharma por encima del karma.

Si tu quinto cuerpo está débil, puede que estés enojado, avaricioso, celoso, competitivo y desagradecido. Tus realidades internas y externas estarán fuera de equilibrio. Puedes tener problemas al expresarte verbalmente, y puedes tener miedo de estar en la posición del maestro.

-Clave para equilibrar: Hacer ejercicio con regularidad. Enseñar.

Sexto Cuerpo – Línea de Arco

“Justicia, protección, proyección”

La línea de arco se extiende de lóbulo a lóbulo de oreja, sobre la línea del cabello y la ceja. Es tu halo y es el núcleo del aura. Las mujeres tienen una segunda línea de arco que se extiende de pezón a pezón. La línea de arco es tu proyección, tu resplandor. Te da la capacidad para enfocarte, para concentrarte en algo, para meditar. La línea de arco está asociada con la glándula pituitaria, regula el sistema nervioso y equilibrio glandular, protegiendo, de este modo, tu centro del corazón.

Puedes utilizar la intuición de este sexto cuerpo para protegerte, de tal manera que puedas tratar con las tensiones de la vida sin apagar tu corazón. El poder protector del sexto cuerpo te ayuda a manifestar lo que sea que quieras en tu vida. El “yo soy, yo soy” es la línea de arco. Este es el punto de equilibrio entre el reino físico y el reino cósmico.

Si tu línea de arco está débil, puedes ser sobreprotector y fácilmente influenciado. Puedes tener desequilibrios glandulares, los cuales pueden conducir a una inconsistencia en tus estados de ánimo y comportamiento. Puede que estés desenfocado y seas incapaz de manifestar tus oraciones. Puede que tampoco estés utilizando tu intuición para protegerte a ti mismo.

-Clave para equilibrar: Despierta la glándula pituitaria, el tercer ojo.

Séptimo Cuerpo – Aura

“Plataforma de elevación”

El aura es el campo electromagnético que rodea tu cuerpo de la misma manera que el campo electromagnético que envuelve a la Tierra. Cuando está fuerte, actúa como un contenedor para tu fuerza vital, y le permite a esa fuerza vital incrementarse a un nivel en el que te sientas confiado y seguro. Es desde esta seguridad que puedes tratar a otros con piedad, y tu sola presencia eleva a todos. El aura es tu protección, es tu escudo. Puede atraer positividad, y repeler la negatividad (negatividad por parte de otras personas o por otras situaciones), y la enfermedad.

Si tu aura está débil, puedes ser paranóico y carecer de autoconfianza, y la negatividad puede penetrar tu psique y el cuerpo físico. Una enfermedad primero entra al aura. Así que si puedes sanarte áuricamente y mantener tu aura fuerte, entonces la enfermedad no podrá penetrar en tu cuerpo físico.

-Clave para equilibrar: Medita. Viste ropa blanca hecha de fibras naturales.

Octavo Cuerpo – Cuerpo Pránico

“Finito a Infinito”

A través de tu respiración, tu cuerpo pránico mete continuamente la energía y fuerza vital en tu sistema. Esto te permite sentirte sin miedo, totalmente vivo y uno con la creación. Cuando tu cuerpo pránico es fuerte, y tu respiración es profunda y relajada, nada te puede molestar. Estás automotivado y tienes suficiente energía para lograr tus objetivos.

Toda enfermedad comienza por un desequilibrio en el cuerpo pránico. Si tu octavo cuerpo está débil, puedes tener una constante ansiedad de bajo nivel y una fatiga crónica. Tratarás de obtener energía por medio de comida o estimulantes externos. Puedes estar temeroso y a la defensiva.

-Clave para equilibrar: Todos los ejercicios de pranayamas.

Noveno Cuerpo – Cuerpo Sutil

“Calma, sutileza, maestría”

¿Soy sutil y sensible, y puedo penetrar más allá de la superficialidad? Tu cuerpo sutil te ayuda a ver más allá de las realidades inmediatas de la vida hacia el sublime juego universal que yace a lo lejos. Cuando tu cuerpo sutil está fuerte, tienes una gran finura y una poderosa calma. Nada en la vida es un misterio para ti. Aprendes rápidamente y dominas las situaciones fácilmente. Eres capaz de entrar a un cuarto y saber, intuitivamente, lo que está sucediendo. El cuerpo sutil y el alma están conectados intrincadamente. El cuerpo sutil transporta al alma a la hora de la muerte.

Si tu cuerpo sutil está débil,  puede que seas ingenuo y fácilmente engañado, inintencionadamente crudo o rudo en tu comunicación o comportamiento. Puedes estar ansioso porque careces de la paz que viene del fluir con la manera en que las cosas son.

-Clave para equilibrar: Haz cualquier meditación o kriya por  1,000 días.

Décimo Cuerpo – Cuerpo Radiante (Cuerpo “1+”)

“Todo o nada”

El cuerpo radiante te da radiancia y realeza espiritual. Su fuerza te hace valiente al encontrarte con cualquier obstáculo. Ejerces una presencia magnética y mereces el respeto de todos los que te conocen. Abordas la vida con una actitud de “todo o nada” y siempre das el 110%. Yogi Bhajan llamó al décimo cuerpo “uno-más” porque es uno (tu alma) más tu radiancia.

Si tu décimo cuerpo no está desarrollado, puedes tener miedo al conflicto. Puede que te ocultes de la atención de otra gente porque tienes miedo de la energía y la responsabilidad que viene con el reconocimiento de tu nobleza interna. Puedes sentirte ineficaz e incapaz de atravesar situaciones.

-Clave para equilibrar: Compromiso. No te cortes el cabello.

Undécima Incorporación – Unísono Paralelo

“Visión Divina, verdad para todos”

El once representa la corriente de sonido, la fuente de infinidad de la cual todos los mantras se originan. Yogi Bhajan dijo: “Cuando el Dios en ti y el humano en ti están en unísono paralelo, entonces, tú eres un 11. No tienes dualidad, tienes visión divina y la verdad fluye a través de ti. No tienes que encontrar nada fuera de ti. Todas las joyas están dentro de ti; eres rico por dentro, tienes satisfacción y contentamiento”. En este estado puro de conciencia, puedes dirigir el juego de los diez cuerpos a voluntad. Puedes dirigir las partes de tu ser desde un espacio impersonal y expansivo que le permite al infinito fluir a través de ti todo el tiempo. “Si en cualquier momento empleas mal tu poder espiritual, entonces, eres negativo, un fanático. No tienes compasión, lo cual es un signo de egoísmo supremo. La realidad de la vida es el desinterés propio”.

-Clave para equilibrar: Recitación meditativa de las palabras del Siri Guru Granth Sahib.

 

 

 

2 comentarios sobre “Los 10 Cuerpos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s