Los 7 Chakras – Chakras Superiores

Los tres Chakras inferiores contienen la capacidad de cultivar la destreza sobre nuestros impulsos. Cuando se equilibra y se abre el cuarto Chakra, llegas al verdadero primer nivel de la conciencia autorreflexiva, donde puedes verte a ti mismo a través de los ojos de los otros y entiendes que los demás son tan importantes como tú. En los primeros tres Chakras estás regido por el “Yo”, en el cuarto empiezas a tener sentido del “nosotros”. Cuando tienes dominio sobre tus pasiones, desde los tres primeros Chakras, puedes dirigir esas pasiones hacia los otros.

4º Chakra – Anahata

Situado en la zona del plexo cardíaco en el centro del pecho, está relacionado con nuestra capacidad de amar y recibir amor, ser compasivos, vivir la alegría y aceptarnos a nosotros mismos. Cuando abres el Chakra del corazón, se transforma tu relación con todos tus sentimientos. Comúnmente hay una confusión respecto a que sólo se puede sentir desde el cuarto Chakra pero no es así, tienes capacidad de sentir desde todos los Chakras, pero es a partir del cuarto que sabes cuáles son tus sentimientos y así puedes dirigirlos. Casi todos pueden amar y sentir fuertes impulsos y pasiones unos por otros, pero actuar desde el cuarto Chakra es dar forma a la pasión para cumplir con los compromisos y obligaciones del amor, entregarse a todo tipo de amor.

Cuando su energía está equilibrada y funciona bien, actúa como un sistema inmune, te advierte cuando algo es extraño y necesita ser examinado antes de aceptarlo, sabe cuando algo tiene afinidad contigo, con tu organismo, y puede entrar en tu cuerpo. Sabes cómo y cuándo y cuánto dejar entrar a alguien a tu vida, cómo armonizar todas tus relaciones.

Este es entonces el Chakra de las relaciones.  Cuando hay un desequilibrio por exceso de energía, se puede tender a asumir como propios los problemas de los demás, o a no atender nuestras necesidades y a anteponer siempre el bienestar de otros. Si es por deficiencia de energía, la persona se puede sentir sola y aislada, o ser excesivamente crítica y carecer de empatía.

La comunicación desde este Chakra siempre incluye a los otros tanto como a ti mismo. Entonces hablas con dulzura, compasión y empatía. A diferencia de la comunicación desde el quinto Chakra, que es muy directa, la comunicación desde el cuarto Chakra no por ser dulce es necesariamente indirecta, ya que dirás la verdad pero sabrás tomar en cuenta completamente a quien recibe la comunicación. Cuando hablas desde este Chakra con tu pareja les das la sensación de estar totalmente presente uno en el otro. Es la base de la intimidad real.

ELEMENTO: Aire

COLOR: Verde (570 Hz)

MANTRA: YAM

5º Chakra – Vishuddha

El quinto Chakra, asociado con la garganta y con las glándulas tiroides y paratiroides, es la verdadera entrada a lo milagroso y misterioso, ya que está regido por el elemento éter. Éter es la condición del espacio y del tiempo para que algo pueda existir. Es el inicio del proceso de manifestación. Si piensas en la secuencia de los elementos: éter, aire, fuego, agua y tierra, como si fueran fases o etapas del proceso de manifestación, reconocerás que el éter es el más sutil de todos.

Si su energía está equilibrada y fluye bien, tus palabras serán amables, consideradas y sinceras. Tu voz es vibrante y puedes compartir claramente tus pensamientos y sentimientos con los demás, ya sea de forma hablada o escrita. Al mismo tiempo, eres capaz de prestar atención plena a lo que se te dice. Cuando activas el quinto Chakra, adquieres la percepción de lo sutil. Sabes cultivar una acción desde la implantación de la semilla. La semilla esencial es la palabra y por eso el quinto Chakra está asociado con el poder de la palabra. El tipo de comunicación que se expresa desde el quinto Chakra es muy directo. Se dicen las cosas como son. Representa el poder de la proyección; ese poder viene de la seguridad de haber colocado algo al comienzo del ciclo de la creación, sabiendo que todas las leyes del universo lo van a apoyar, porque el intento coincide con estas leyes. El quinto Chakra es tan sólo llegar frente a la puerta de entrada. Cuando logres maestría en tu palabra y destreza para iniciar acciones que vienen del alma, abrirás realmente la puerta a los reinos más elevados.

ELEMENTO: Éter, espacio

COLOR: Azul celeste (620 Hz)

MANTRA: HAM

6º Chakra – Ajna

Cuando pasamos del quinto al sexto Chakra estamos más allá de los elementos naturales. Hemos atravesado todas las transformaciones de nuestra experiencia ordinaria que están codificadas por la tierra, el agua, el fuego, el aire y el éter. No hay ningún elemento vinculado a la Tierra asociado a los Chakras superiores.

El sexto Chakra está situado en el entrecejo. Se asocia con la glándula pituitaria, está relacionado con nuestra capacidad de liberarse gradualmente de limitaciones autoimpuestas y ver el contexto más amplio y verdadero de nuestras vidas. Aquí es donde alcanzas la integración de la personalidad por encima del dualismo de la psicología humana. Desde aquí desarrollas el sentido de la intuición para saber en qué dirección deseas ir.

Es el Chakra asociado con el tercer ojo, es el centro de la intuición y de nuestra conexión directa con la fuente infinita de sabiduría. Es diferente del poder psíquico que usa la energía del tercer Chakra, ese sexto sentido, y por ende, puede ser subjetivo en su apreciación.

La apertura del sexto Chakra proviene de la maestría obtenida sobre el flujo de la mente. Obtener dominio sobre el sexto Chakra implica no dejarse confundir por las polaridades de la vida, saber leer entre las polaridades, saber leer entre líneas. Si el sexto Chakra no está equilibrado, es posible que dé lugar a confusión mental, insomnio, arrogancia intelectual o, si el desequilibrio es extremo, a alucinaciones o desconexión de la realidad.

La práctica regular de la meditación con Gong acelera el desarrollo de la sensibilidad y visualización intuitivas. Si se toca el Gong para ajustar la relación entre la glándula pineal y la glándula pituitaria, se produce un cambio: se abren las funciones psíquicas del sexto Chakra. Las visualizaciones que inundan la mente se vuelven intuitivas y predictivas de las circunstancias circundantes. Esto también proporciona una idea de las condiciones psicológicas y de salud del meditador.

ELEMENTO: Mente

COLOR: Indigo (640 Hz)

MANTRA: OM

7º Chakra- Sahasrara

Sahasrara es el séptimo Chakra. También conocido como Chakra corona, está situado en la coronilla o parte más alta de la cabeza y es el portal de entrada a la consciencia infinita. Así como el sexto Chakra está asociado con la luz sutil, el séptimo Chakra está asociado con el sonido cósmico. Los videntes antiguos intentaron captar ese sonido en el Gong. Si escuchas el Gong con toda atención, todos tus nervios se estiran al límite. La percepción del cuerpo y la imagen corporal se disuelven en un flujo de sinestesia, un complejo de sensaciones provenientes de varios sentidos a la vez. Ahí, cuando se despierta la percepción, te podrás conectar con el estado de satisfacción que se asocia con el conocimiento absoluto o Sach Khand. El séptimo Chakra proporciona la conexión energética necesaria para trascender la dualidad mundana que nos hace ver el mundo en términos de pares de opuestos: nosotros mismos y los demás; objeto y sujeto; masculino y femenino; positivo y negativo etc.

La apertura del séptimo Chakra tiene una condición clave: la humildad, la entrega, la capacidad de postrarse ante el Infinito. Sin humildad, disponer de información desconocida puede dar como resultado un ego espiritual. Ésta es una de las razones por las que Yogi Bhajan decía: “Que Dios me proteja de los psíquicos. Ellos contaminan y diluyen mi fe”, refiriéndose al mal uso del nivel más alto que podemos alcanzar para percibir y funcionar por medio de la intuición, con todos los Chakras abiertos. Cuando alcanzas ese estado, fluyes espontáneamente y con seguridad en tu ritmo con el universo.

ELEMENTO: Visión Espiritual

COLOR: Violeta (700 Hz)

MANTRA: AUM

Cuando repases el simbolismo de todos los Chakras, te darás cuenta de que hay tres nudos básicos, tres áreas o puertas que deben ser atravesadas para que el camino de la Kundalini fluya libremente. El primero es el Nudo de Brahman, en el primer Chakra. El segundo es el Nudo de Vishnu, en el Chakra del corazón. El tercero es el Nudo de Shiva en el entrecejo. En cada uno, las tres corrientes de energía se juntan y se enredan en un reino.

En la medida en que tu conciencia penetra el primer nudo, empiezas a soltar tus apegos a todas las sensaciones, los nombres y las formas de las cosas. Estableces una nueva relación con los sentidos y las sensaciones que percibes a través de ellos. Antes de penetrar este nudo, cada sensación atrapa tu mente, la cautiva, la distrae y te es difícil meditar o estar quieto. Todas las meditaciones que estimulan el punto del ombligo preparan el fuego que hace arder esa barrera y te permite despertar más allá de su umbral.

El segundo nudo mantiene a una persona inmersa en el apego emocional, la actividad mental y la ignorancia interna. Conduce al egoísmo y al concepto del yo superior. Este ego es tan poderoso que mantiene a una persona vinculada con el nivel de logros y no le permite progresar más allá de esto. La mayoría de los buscadores y practicantes de las diversa escuelas y sistemas meditativos tienen que enfrentarse con el problema del ego, el apego emocional y otras ilusiones creadas por este Nudo de Vishnu.

Finalmente, llegas al tercer nudo o puerta, en el sexto Chakra. Este nudo está más allá de los cinco elementos naturales. Como dice Yogi Bhajan, cuando se abren estos nudos, ves el pasado, el presente y el futuro. Ya no actúas solo para este tiempo sino para todos los tiempos. Si el nudo sigue apretado, puedes obtener estos poderes, pero estarás apegado a ellos. Solo un verdadero maestro espiritual puede ayudarte a atravesarlo. Este nudo es el más difícil de atravesar o deshacer porque los diversos beneficios aparentes de los Nudos anteriores son tan múltiples que el yogui puede quedar atrapado en la trampa durante un tiempo muy largo. En general, varias ilusiones causadas por este Nudo se pueden definir como:

• El apego a las cosas del mundo y los deseos excesivos.
• Exceso de posesión emocional y apego.
• Estar en una visión ciega de la ilusoria “Maya”.
• El apego a las ideologías y los conceptos.

Cuando final­mente esta energía ascendente llega hasta el último Chakra produce el estado de Samadhi, el estado de conciencia de unidad, estableciéndose de manera permanente en el centro espiritual supremo, el séptimo Chakra o Sahasrara, donde se vuelve uno con la Conciencia Universal.

Todo el propósito del despertar de Kundalini es alcanzar el Samadhi natural, mientras seguimos funcionando en el mundo para poder experimentar el estado de Jivan Mukta o liberado en vida. A medida que crece la energía Kundalini y los nudos se van deshaciendo, se expande la percepción del sonido y de la vibración.

Por supuesto el tema de los Chakras es mucho más largo que lo expuesto aquí. Para quien quiera profundizar sobre el tema existen multitud de libros que hablan de esto. Pero es importante entender las energías que mueve cada Chakra porque todo lo que nos pasa en la vida responde a la correcta o incorrecta utilización de las energías expuestas. O dicho de otra manera: tener los Chakras equilibrados supone ser feliz.

Así, entendiendo y atendiendo a los chakras nos conocemos y nos sentimos mejor.

Septimo-chakra-or-Sahasrara-768x534

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s