Los Samskaras

De acuerdo a la filosofía yóguica, nacemos con una herencia kármica de patrones mentales y emocionales -conocidos como samskaras – en torno a los cuales giramos una y otra vez a lo largo nuestras vidas.

Los samskaras son impresiones (surcos, marcas) en la mente subconsciente, que generan las creencias, actitudes y personalidad de una persona. Los samskaras  se registran en el cuerpo sutil. Generan la tendencia a repetir actos. Son entonces, la raíz de rasgos de nuestra personalidad, hábitos, adicciones y del modo de actuar compulsivo que influencia nuestro modo de ser, actuar y sentir.

Cualquier acción deja una huella, un  samskara, y prácticamente todas nuestras acciones son frutos de ellos. Cuanto más fuertes y dominantes los samskaras, más se activarán y se impondrán sobre  nuestra conciencia. Estas semillas florecerán cuando las condiciones y características externas y/o internas sean las adecuadas para ello, relacionando momentos concretos, sensaciones y/o emociones con un acto en sí.(por ej. compensar nerviosismo, ansiedad, el café de la mañana, etc = fumarte un cigarrillo). Sin embargo no todas los samskaras son impresiones negativas. Existen samskaras positivos que dan a luz buenos hábitos y acciones. Meditar, comer sano, practicar yoga y otros, también dejan impresiones en nuestro subconsciente.

Los samskaras son impresiones creadas a través de la experiencia, que al acumularse en el alma forman vasanas. La repetición de un mismo tipo de acción crea en ti un hábito o tendencia –vasana-.

Debe entenderse que los pensamientos usualmente generan palabras y acciones. Las palabras y acciones repetidas a menudo forman hábitos, y al repetirse en muchas vidas sucesivas esos hábitos se refuerzan, traduciéndose en tendencias o inclinaciones en nuestra conducta –vasanas-, los cuales nuevamente influencian los procesos de pensamiento y reacciones de la mente, derivando una vez más en acciones.

No podemos escapar o deshacernos de los samskaras, pero nos podemos elevar por encima de ellos. Si prestamos atención de un modo consciente al funcionamiento de nuestra mente podemos observar la manifestación de este patrón, lo que nos ayudará a cambiar aspectos negativos de nuestra vida, que nos hacen sufrir,  y añadir samskaras positivos que nos lleven a un estado de serenidad. Es decir, sin destruir nuestros samskaras previos, les superponemos una forma de vida que nos puede llevar a su refinamiento.

Los samskaras se refi­nan y en el interior de la persona los tres gunas (sattva, rajas y tamas) se tranquilizan, sin destruirse. Cuando se adquiere esa tranquilidad, entonces esos mismos samska­ras desaparecen de nuestras vidas y se hacen uno con sus elementos originales.

Estos samskaras, esos valores de vida tamásicos, rajásicos o sáttvicos no tienen comienzo y, por lo tanto, no tendrán fin. Pero al refinarlos completamente, se desprenden de nosotros y sólo permanece la luz pura.

El sueño tiene una función muy importante en relación con los samskaras. Cuando duermes estás evolucionando. Sin tú hacer nada más que dormir, los samskaras están liberándose y, al ser liberados, salen de sus agujeros. Es más fácil liberar un samskara cuando se está soñando que cuando se está despierto. La única persona que no sueña es aquel que ha adquirido equilibrio perfecto entre el consciente, el subconsciente y el supraconsciente. Para él la unidad y el equilibrio total existen. Una persona que no sueña, no tiene samskaras que expresar o liberar. Las pesadillas sirven para afrontar los miedos. Un mal sueño ayuda más que uno bueno. Un mal sueño agita tu interior deshaciendo o refinando ese samska­ra.

Es a través de la práctica de yoga y meditación que podemos conducir nuestra atención hacia las experiencias kármicas que nos mantienen atados, para neutralizarlas y transmutarlas positivamente. En el yoga tradicional se reconocen siete pasos para transformar un samskara negativo.

1. SANKALPA: El primer paso en este sistema se conoce como sankalpa o “intención
inspirada”. Aquí, se trata de enfocar tu mente, conectarte con tus anhelos más
profundos y canalizar la energía divina en tu interior.

2. TAPAS: Esta energía es proveída por tapas (intensidad, perseverancia o
calor). Tapas es la intensidad que enciende nuestro proceso psicológico y nos
ayuda a sostener la disciplina requerida para el cambio.

3. SHANI: Los samskaras son respuestas cuasi instintivas que pueden ser
activadas en un abrir y cerrar de ojos. Un yogui debe conquistar un estado
expandido de conciencia, conocido como shani (alentamiento o ponderación), que
le permita alargar el intervalo entre el impulso y la acción.

4. VIDYA: Vidya nos permite reconocer nuestros pensamientos, comportamientos y
movimientos como samskaras. Eleva nuestra capacidad de cuestionarnos
inteligentemente.

5. ABHAYA: Cambiar un samskara requiere de abhaya (ausencia de miedo). Abhaya
nos ayuda a encarar lo desconocido.

6. DARSHANA: Una vez que hemos reconocido las raíces de nuestros patrones,
debemos crear un nuevo samskara. Para lograr esto, necesitamos visualizar cómo
se vería ese nuevo samskara. Aquí es donde entra darshana (visión) en el
proceso.

7. ABHYASA: La práctica en yoga (abhyasa) implica paciencia, dedicación y
constancia. La práctica se refiere tanto a la ejercitación de la disciplina,
como a la del nuevo hábito.

Samskaras y Vasanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s