Gong: Las Puertas del Universo

-“El Gong es realmente un motor de poder más que un instrumento musical. La energía que viene a través del gong no es sólo un tono fundamental, sino que todos los tonos se combinan para crear una pared de sonido, como un tsunami, una gran ola de sonido. Es realmente como una entrega de curación pránica… El sonido del gong universal se basa en el principio musical de que todos los tonos de igual amplitud siguen resonando, añadiendose a sí mismos, para producir descendencia acumulativa, por así decirlo. Este fenómeno es exclusivo de los gongs y reproduce exactamente lo que sucede en la construcción de los cuerpos humanos físicos, mentales, emocionales y espirituales “.

Don Conreaux DonConreaux-solo-mit-Gong

-“Si escuchas el Gong con detenimiento mientras el Sonido se desplaza a un crescendo vibrante, todos los nervios se estiran a su límite. Todo el sentido y la imagen del cuerpo se disuelven en un alud de sinestesia. Con la presión de aquel sonido tienes dos opciones: soltar y rendirte o contraerte y salir de la experiencia.”

Yogi Bhajan

-“Si meditas en el sonido primordial, verás lo no visto, escucharás lo no escuchado, y sentirás lo que nunca sentiste”.

Yogi Bhajan

Yogi_Bhajan

-“Para crear una paz interior, lo más importante es la práctica de la compasión y el amor, la comprensión y el respeto por los seres humanos. Los más poderosos obstáculos para ello son la ira y el odio, el temor y el recelo. De modo que, mientras la gente habla de desarme en el mundo entero, cierto tipo de desarme interno es prioritario.”

Dalai Lama Capture-d_écran-2016-01-16-à-11.41.07-620x330

-“El sufrimiento es debido a nuestra desconexión con el alma interior. La meditación es el establecimiento de esa conexión.”

Amit Ray AmitRay1-003-263x300

– “La enfermedad se mantiene porque el enfermo sostiene conflictos de los que no desea desprenderse, porque le dan una idea de quién es. El problema es que el ser humano ha olvidado su identidad divina y se identifica con sus pensamientos o con las inestables circunstancias de la vida. Esta identificación errónea es la fuente del sufrimiento; si el hombre entiende por la razón nunca podrá conocer el espíritu. Para el Yoga la verdadera identidad es el alma, eterna, inmutable, una con Dios. En este sentido no existe límite para la experiencia, el límite lo ponemos nosotros.”

Guru Dev Singh unnamed

El Gong y el Estrés como enfermedad

Sonido Medicinal. Sanación con Sonido y Música

La terapia de sonido es una forma audible de curación holística que emplea las frecuencias de sonido de los colores de los chakras (medidos en hercios o Hz), a fin de transformar las condiciones físicas, emocionales o mentales; o bien para relajar o estimular las células vivas de forma específica.

Un terapeuta de sonido, suministra las frecuencias de sonido de los colores de los chakras que necesitan sus pacientes, a través de sus oídos durante un cierto período de tiempo, a fin de que la sanación se produzca.

Las frecuencias de sonido de los colores de los chakras (que se miden en hercios) van desde 470 Hz a 900 Hz. Cada color tiene una frecuencia muy específica y precisa que debe utilizarse para producir el efecto curativo deseado. La precisión es la clave.

El sonido del color ROJO (470 Hz) mejora la fuerza física, el vigor, la potencia sexual y el valor. Todos ellos atributos de tu primer chakra. Por lo tanto, resulta útil para estimular, dinamizar y fortalecer la vitalidad y la fuerza de voluntad. También estimula la circulación y la hemoglobina y eleva la temperatura de tu cuerpo. El color rojo es un color físico. Utilizado en exceso, puede causar una sobre-estimulación y provocar tensión, ira o estrés.

El sonido del color NARANJA (500 Hz) alivia la depresión y tiene propiedades curativas para el bazo, el páncreas, las glándulas suprarrenales, los riñones y tu segundo chakra en general. Algunos sanadores lo utilizan para curar la gota, las articulaciones inflamadas o los dolores reumáticos, el asma, la bronquitis y la tos. El naranja es un color alegre que combina el rojo (un color físico) y el amarillo (un color mental). En exceso, puede ser causar una sobre-estimulación, por lo que debe emplearse de una forma equilibrada.

El sonido del color AMARILLO (520 Hz) estimula el intelecto. Es un color mental que trabaja con tu tercer chakra. Estimula el cerebro y los centros nerviosos. Favorece la inteligencia y el conocimiento. Tiene propiedades curativas para el estómago, los intestinos y el hígado. Si se utiliza en exceso, puede sobreestimular los nervios.

El sonido del color VERDE (570 Hz) refleja los atributos del que se considera el color del amor, del equilibrio, de la sanación y de la actividad celular. Trabaja con tu cuarto chakra. Tiene propiedades curativas para el corazón y el sistema nervioso simpático. Ayuda a normalizar la presión sanguínea o condiciones cardiacas y es útil para las condiciones respiratorias y la gripe. Como el verde estimula el crecimiento y la actividad celular, muchos consideran el uso de este color inadecuado cuando la persona tiene crecimientos malignos o tumores.

El sonido del color AZUL (620 Hz) es relajante y refrescante. También puede ayudar a inducir el sueño. Sus propiedades curativas son útiles para reducir la fiebre y la presión arterial alta. Es bueno para problemas de la garganta, dado que el azul trabaja energéticamente con tu quinto chakra. Es considerado un color espiritual. Algunos sanadores lo utilizan para detener sangrados, dolores de cabeza, vómitos, histeria, reumatismo agudo e insomnio. El sonido del color azul es un sonido calmante, por lo que su uso puede no ser apropiado para la gente que está triste o deprimida.

El sonido del color ÍNDIGO (640 Hz) inspira y ayuda a expandir la mente. Funciona con el sexto chakra (el chakra del tercer ojo). Ayuda a estimular la glándula Pineal e influye en los órganos de la vista, el oído y el olfato. También es útil para liberar la mente de miedos e inhibiciones, para trabajar con la intuición y para reforzar la capacidad de recordar los sueños. El índigo es una combinación de azul marino (un color espiritual) y violeta (un color metafísico). Algunos sanadores estiman que puede servir también como anestésico.

El sonido del color VIOLETA (700 Hz) es metafísico. Está vinculado a la glándula Pituitaria (el centro del entendimiento espiritual) y a tu séptimo chakra (el chakra de la corona). La vibración violeta está considerada como la más alta vibración de entre todos los colores y sus sonidos. Sus propiedades curativas son útiles para todos los desórdenes mentales y nerviosos. Los sanadores utilizan el violeta para neutralizar la neurosis y las manifestaciones neuróticas. Es una vibración calmante y tranquilizadora. Pero puede ser fría y depresiva si se utiliza en exceso.

Sanación a Nivel de las Creencias

Cuando tenemos una creencia negativa, con los pensamientos y emociones correspondientes, adquirimos una postura que refleja lo que sentimos con respecto al universo externo, tensamos ciertas partes del cuerpo afectando órganos, glándulas y sistemas. Por otro lado, interpretaciones y asociaciones mentales nos producen cascadas de descargas hormonales desde el cerebro y la glándula pituitaria hacia las otras glándulas del cuerpo. Esta interacción y sus resultados energéticos se relaciona con los chakras.

Los pensamientos concretos que tenemos en cada instante de nuestra vida surgen de nuestras creencias. Si queremos mejorar nuestra vida, uno de los ejercicios más eficaces que podemos hacer es analizar nuestras creencias y cambiar aquellas que van en contra de nuestro bienestar. Muchas veces creemos que los lastres de nuestra vida son las cosas que nos pasan: problemas de salud, dificultades económicas, conflictos, etc. Pero en realidad, lo que de verdad nos pesa son nuestras creencias. Tan simple como esto. Los verdaderos lastres de nuestra vida son nuestras propias creencias. Nuestras creencias determinan los tipos de pensamientos que tenemos. Y los pensamientos que tenemos determinan cómo nos sentimos y qué cosas nos pasan con respecto al universo externo. En definitiva, las creencias que tenemos determinan la vida que tenemos.

¿Cómo evitar nuestro comportamiento impulsivo y destructivo que genera nuestra negatividad? Palabras clave: proceso y práctica. Toda sanación es un proceso, una serie de pasos que toman tiempo y esfuerzo. Uno de los mensajes más usados por esta sociedad materialista de consumo es la cura o satisfacción superficial o el alivio inmediato de un síntoma al adquirir algo exterior a nosotros que resolverá todos los problemas. Esta falacia permite que sigamos en nuestro propio sufrimiento con los lastres del miedo a lo desconocido y la falta de creencia en nuestro propio poder de cambiar y sanarnos.

Siete Principios fundamentales de las creencias positivas

1.- La realidad es lo que tu piensas que es. Todo es un sueño. Todo sistema es arbitrario. Sé consciente.

2.- No existen limites. Todo está conectado. Todo es posible. La separación es una ilusión útil. Obtengo lo que doy, me llega lo que reflejo. Sé libre.

3.- La energía fluye donde se ubica la atención. La atención va donde fluye la energía. Todo es energía. Ama a todos, no confíes en todos y no te dejes engañar por la culpa. Sé concentrado.

4.- Ahora es el momento de poder. Todo es relativo. El poder aumenta con la atención sensorial. El pasado y el futuro no existen. No asumas nada, no supongas nada. Cubre los riesgos y actúa, deja que la realidad te muestre a donde ir. Sé presente.

5.- Amar es estar contento con. El amor aumenta a medida que el juicio disminuye. Todo está vivo, consciente y responsivo. Sé amado.

6.- Todo poder viene del interior. Todo tiene poder. El poder viene de la autoridad. Debo respetar el poder del otro. Sé fuerte.

7.- La efectividad es la medida de la verdad. Siempre hay otra forma de hacer. Sé sanado.

Los Samskaras

Los samskaras son impresiones (surcos, marcas) en la mente subconsciente, que generan las creencias, actitudes y personalidad de una persona. Los samskaras  se registran en el cuerpo sutil. Generan la tendencia a repetir actos. Son entonces, la raíz de rasgos de nuestra personalidad, hábitos, adicciones y del modo de actuar compulsivo que influencia nuestro modo de ser, actuar y sentir.

Cualquier acción deja una huella, un  samskara, y prácticamente todas nuestras acciones son frutos de ellos. Cuanto más fuertes y dominantes los samskaras, más se activaran y se impondrán sobre  nuestra conciencia. Estas semillas florecerán cuando las condiciones y características externas y/o internas sean las adecuadas para ello, relacionando momentos concretos, sensaciones y/o emociones con un acto en sí.(por ej. compensar nerviosismo, ansiedad, el café de la mañana, etc = fumarte un cigarrillo). Sin embargo no todas los samskaras son impresiones negativas. Existen samskaras positivos que dan a luz buenos hábitos y acciones. Meditar, comer sano, practicar yoga y otros, también dejan impresiones en nuestro subconsciente.

Los samskaras son impresiones creadas a través de la experiencia, que al acumularse en el alma forman vasanas. La repetición de un mismo tipo de acción crea en ti un hábito o tendencia –vasana-.

Debe entenderse que los pensamientos usualmente generan palabras y acciones. Las palabras y acciones repetidas a menudo forman hábitos, y al repetirse en muchas vidas sucesivas esos hábitos se refuerzan, traduciéndose en tendencias o inclinaciones en nuestra conducta –vasanas-, los cuales nuevamente influencian los procesos de pensamiento y reacciones de la mente, derivando una vez más en acciones.

No podemos escapar o deshacernos de los samskaras, pero nos podemos elevar por encima de ellos. Si prestamos atención de un modo consciente al funcionamiento de nuestra mente podemos observar la manifestación de este patrón, lo que nos ayudará a cambiar aspectos negativos de nuestra vida, que nos hacen sufrir,  y añadir samskaras positivos que nos lleven a un estado de serenidad. Es decir, sin destruir nuestros samskaras previos, les superponemos una forma de vida que nos puede llevar a su refinamiento.

Los samskaras se refi­nan y en el interior de la persona los tres gunas (sattva, rajas y tamas) se tranquilizan, sin destruirse. Cuando se adquiere esa tranquilidad, entonces esos mismos samska­ras desaparecen de nuestras vidas y se hacen uno con sus elementos originales.

Estos samskaras, esos valores de vida tamásicos, rajásicos o sáttvicos no tienen comienzo y, por lo tanto, no tendrán fin. Pero al refinarlos completamente, se desprenden de nosotros y sólo permanece la luz pura.

El sueño tiene una función muy importante en relación con los samskaras. Cuando duermes estás evolucionando. Sin tú hacer al nada más que dormir, los samskaras están liberándose y, al ser liberados, salen de sus agujeros. Es más fácil liberar un samskara cuando se está soñando que cuando se está despierto. La única persona que no sueña es aquel que ha adquirido equilibrio perfecto entre el consciente, el subconsciente y el supraconsciente. Para él la unidad y el equilibrio total existen. Una persona que no sueña, no tiene samskaras que expresar o liberar. Un mal sueño ayuda más que uno bueno. Un mal sueño agita tu interior deshaciendo ese samska­ra. Las pesadillas sirven para afrontar los miedos.